3 ingredientes para que tu feedback sea efectivo.

La habilidad de dar feedback es indispensable para generarles la certeza de que están creciendo y de que sus acciones contribuyen con la visión de la organización. Ante los entornos siempre cambiantes y acelerados, digitalización del trabajo y los equipos multigeneracionales, existen 3 factores fundamentales para sacar el mayor provecho de esta oportunidad de reflexión y crecimiento:

  • Hacerlo Constante. Es necesario tener conversaciones frecuentes sobre comportamientos y el impacto de los mismos sobre el resultado esperado.  Debe darse de manera programada, o bien, de manera inmediata cuando suceda una situación que requiera un reconocimiento ó una pausa para corregir el rumbo.
  • Hacerlo Constructivo. El objetivo es que la persona que recibe feedback mejore para aumentar su eficacia personal. Necesita salir motivada y convencida de que puede cambiar las cosas, enfocada en las posibilidades de lo que puede crear. Queremos ayudarle a que elija lo que va a dejar de hacer, lo que va a implementar, y lo que va a seguir haciendo para mejorar su efectividad.
  • Hacerlo Compasivo. Tener la disposición genuina de ayudar al otro, entender, escuchar, no imponer los supuestos sobre lo que se debe hacer ó los puntos de vista, y tener el propósito de aprovechar la conversación para crecer junto con la otra persona, son elementos que pueden ayudar a fomentar el ingrediente compasivo en el feedback.

El feedback no debe considerarse como una herramienta que debe usarse “sólo cuando hay problemas”, sino como una manera de elevar la autoestima, mejorar el autoconocimiento, alentar el aprendizaje y crear mejores lugares para trabajar.

Si te gustaría conocer más sobre nosotros te invitamos a que visites nuestra página dando click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *