Planeación Estratégica

Cuando decidas ser el pitcher de tu empresa, significará que ya tienes un plan estratégico donde aplicarás tu potencial y el de tu personal, en beneficio del negocio.

Una niña se acerca al centro del diamante con su bat, guante y bola de béisbol. Deja el guante en la tierra, acomoda los pies, coloca el bat encima del hombro, haciendo un ajuste de cadera frunce el ceño y se dice: ¡Soy la mejor bateadora del mundo! Con su otro brazo lanza la pelota hacia arriba e intenta batear, fallando de manera terrible.

Toma nuevamente la pelota del suelo y dice: ¡Soy la mejor bateadora del mundo! Lanza la bola, se enfila y al mismo tiempo que balancea su bat se escucha: ¡Strike 2!

La niña, concentrada en ser la mejor, da un respiro profundo y lanza la bola con más calma. Hunde el estómago, se enfoca en el movimiento del brazo y da el tirón preciso, para volver a fallar.

 – Strike 3 ¡PONCHADA!

Frustrada y con lagrimones en las mejillas, avienta el bat, toma el guante y estando a punto de azotarlo la pena le sonroja la cara, dobla sus rodillas y se hinca cubriéndose el rostro con las manos.

Una voz externa le grita. ¡Pasa la pelota! La niña hace caso omiso. Se escucha con más fuerza.

Pasa la bola, ¡qué esperas! La niña recoge la pelota, gira su pie izquierdo abalanzándose hacia atrás deja ir su brazo como resorte hacia adelante, aventando una tremenda recta. Paralizando por completo a su anonadado padre, abre los ojos de asombro ante el potencial de su hija.